En medio de un miércoles con importantes publicaciones de cifras económicas, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, valoró los datos del Imacec y las mejores proyecciones que consideró el Banco Central en su tercer IPoM del año. Sin embargo, declaró que dichas mejorías económicas aún no llegan completamente a la gente.

“Yo creo que eso (los mejores datos) están llegando a la gente, aunque nos gustaría que fuera más lo que llegara”, dijo el jefe de la billetera fiscal. Aunque, de todas formas, recalcó que los positivos números “están llegando a través de un incremento muy significativo en el empleo asalariado privado, que son los empleos de mayor calidad”.

“Hemos visto crecimientos incluso superiores a los 70 mil empleos asalariados privados en los últimos trimestres móviles, por lo tanto algo de esto está llegando (a la gente) y espero que pueda seguir llegando porque nos interesa que las buenas cifras que estamos viendo se traduzcan en mejorías para la gente”, agregó.

En dicho sentido, se le preguntó sobre qué es lo que le pide a la gente, a lo que el ministro respondió: “Serenidad”.

“También les pediría valoración de lo que tenemos, hay que mirar a muy poca distancia para ver las tribulaciones que están sufriendo algunas economías aquí en nuestro vecindario”, dijo en alusión a la crisis en Argentina. Tras ello, indicó: “Valoremos y cuidemos lo que tenemos”.

Respecto a la expansión que presentó la economía en el mes de julio, la cual alcanzó un 3,3% y se ubicó por sobre las expectativas del mercado, Larraín valoró el crecimiento del sector no minero, el cual anotó un alza de 3,8% y “es lo que está empujando el carro”.

“Podemos decir además que tenemos una base de comparación más exigente (…) son crecimientos más moderados, algo menores a lo que veníamos viendo en el primer semestre, pero siempre dijimos que los crecimientos se iban a moderar”, enfatizó el secretario de Estado.

En “otro buena noticia”, Larraín hizo especial hincapié en el IPoM, el cual aumentó el rango de la proyección de crecimiento para 2018 de 3,25%-4,0% a 4,0%-4,25%.

“Es una corrección muy significativa que ocurre a pesar de que las condiciones externas se deterioran”, apuntó y mencionó que los riesgos en torno a la guerra comercial hoy son más inminentes que antes y que la economía chilena no es “invulnerable”

Sin embargo, respecto a las mejores estimaciones, el ministro afirmó: “Quiero destacar este punto, porque en un contexto internacional complejo (…) lo que está mostrando la economía en este momento es una resiliencia significativa frente a los shocks externos”.

Fuente: EMOL

Menú